Get Adobe Flash player

 
You must have Flash Player installed in order to see this player.

SEGURIDAD ALIMENTARIA PARA SU FAMILIA Parte I

Es probable que haya varias cuestiones que le preocupan acerca de los alimentos que le da a su hijo. ¿Es una comida nutritiva? ¿Su hijo querrá comerla? ¿Contiene demasiada grasa? Pero quizá, mientras corta y revuelve alimentos en la cocina, nunca haya pensado en la seguridad alimentaria.

¿Por qué es tan importante la seguridad alimentaria? Es necesario conservar y preparar los alimentos de la manera adecuada para impedir que su familia contraiga enfermedades transmitidas por los alimentos, provocadas por bacterias como la E. coli, la Salmonella, la Campylobacter y la Listeria (que pueden cursar con síntomas como diarrea, fiebre, retortijones abdominales, náuseas, vómitos y deshidratación). Las precauciones relacionadas con la seguridad alimentaria incluyen saber qué alimentos seleccionar en la tienda de comestibles, cómo conservarlos y cocinarlos, y cómo limpiar después la cocina y los utensilios utilizados para cocinar.

Entonces, ¿qué debería hacer para asegurarse de que tanto su cocina como los alimentos que prepara allí cumplen con los requisitos de seguridad? Compra de alimentos.
El supermercado es la primera parada en el camino hacia la seguridad alimentaria. Para garantizar la frescura de los alimentos, los artículos que deban guardarse en la heladera (como la carne, los productos lácteos, los huevos y el pescado) deberían ser los últimos en colocarse en el carrito de la compra. Mantenga la carne separada de los otros artículos, en especial de los productos alimenticios. 

Cuando compre carne, aves o pescado envasados, asegúrese de verificar la fecha de vencimiento que figura en la etiqueta. A pesar de que esta fecha indique que el producto está en perfectas condiciones, no compre carne ni pescado que huela mal o que tenga un aspecto extraño.

También es importante mirar dentro de envases de cartón para comprobar si los huevos están limpios y no tienen grietas.

No compre:
a.- fruta con la piel rota o agujereada (las bacterias pueden entrar a través de la piel y contaminar la fruta)
b.- jugos o sidras no pasteurizados (pueden contener bacterias nocivas)
c.- pavos o pollos rellenos

Refrigerar y congelar.
Antes de colocar los alimentos en la heladera o el freezer, compruebe la temperatura de ambos. La heladera debería estar a 5 °C y el freezer a -18 °C o menos. Las bajas temperaturas impiden la proliferación de las bacterias que pueden contener los alimentos. Es una buena idea instalar un termometro especial para heladeras y freezer (el costo no es demasiado).

Por supuesto, debería guardar primero los alimentos que deben conservarse en la heladera y/o freezer. Éstos son algunos trucos que es importante recordar sobre los alimentos que deben conservarse en frío:

* Guarde los huevos en su envase original en un estante de la heladera (la mayoría de las puertas de heladera no mantienen los huevos a temperaturas lo bastante bajas).

* Coloque la carne, las aves y el pescado en bolsas de plástico separadas para que sus jugos no lleguen a otros alimentos.

* Congele —o cocine— la carne, las aves o el pescado durante los 2 primeros días después de comprarla.

* Conserve la carne picada cruda en el congelador por un máximo de 4 meses.

* Conserve la carne cocinada en el congelador por un máximo de 2 a 3 meses.

* Extraiga el relleno de las aves y guárdelo aparte en la heladera, si guardará comida sobrante.

You must have Flash Player installed in order to see this player.
You must have Flash Player installed in order to see this player.