Get Adobe Flash player

CONSUMIDORES

DETECTAR, PREVENIR Y MINIMIZAR RIESGOS ALIMENTARIOS

Conocer los peligros que pueden alterar la seguridad de los alimentos preparados en casa, tanto de origen biológico como físico o químico, facilita su prevención.

La seguridad de los alimentos y los platos que se elaboran en el ámbito doméstico es responsabilidad absoluta del consumidor, puesto que se entiende que los productos ya han pasado los controles pertinentes antes de llegar al domicilio. En este ámbito, se registran más de la mitad de las toxiinfecciones alimentarias, de ahí que sea imprescindible conocer a qué peligros enfrentarse, cómo prevenirlos y, en el caso de que se detecten, cómo eliminarlos y minimizarlos.

 Por NATÀLIA GIMFERRER MORATÓ

Un alimento se puede contaminar con gran facilidad, pero detectarlo no es tan sencillo. A simple vista, un producto contaminado tiene un buen color o textura. Sin embargo, en su interior o exterior alberga cierto peligro capaz de provocar alguna intoxicación o enfermedad al consumidor. Un alimento contaminado no solo lo está cuando se desarrollan los microorganismos. La alteración puede darse por la presencia de cualquier agente físico, químico o biológico que altere su inocuidad y, lo más importante, puede registrarse en cualquier momento de la cadena alimentaria, desde la recolección, la recepción y la preparación, hasta el almacenamiento y envasado. En el domicilio, aunque la incidencia es menor, también pueden contaminarse durante la elaboración o el almacenamiento.

Leer más...

Más artículos...