consumidores
Get Adobe Flash player

 
You must have Flash Player installed in order to see this player.

SEGURIDAD ALIMENTARIA PARA SU FAMILIA Parte I

Es probable que haya varias cuestiones que le preocupan acerca de los alimentos que le da a su hijo. ¿Es una comida nutritiva? ¿Su hijo querrá comerla? ¿Contiene demasiada grasa? Pero quizá, mientras corta y revuelve alimentos en la cocina, nunca haya pensado en la seguridad alimentaria.

¿Por qué es tan importante la seguridad alimentaria? Es necesario conservar y preparar los alimentos de la manera adecuada para impedir que su familia contraiga enfermedades transmitidas por los alimentos, provocadas por bacterias como la E. coli, la Salmonella, la Campylobacter y la Listeria (que pueden cursar con síntomas como diarrea, fiebre, retortijones abdominales, náuseas, vómitos y deshidratación). Las precauciones relacionadas con la seguridad alimentaria incluyen saber qué alimentos seleccionar en la tienda de comestibles, cómo conservarlos y cocinarlos, y cómo limpiar después la cocina y los utensilios utilizados para cocinar.

Entonces, ¿qué debería hacer para asegurarse de que tanto su cocina como los alimentos que prepara allí cumplen con los requisitos de seguridad?

Leer más...

AVERÍAS EN LAS HELADERAS, COMO EVITAR QUE LOS ALIMENTOS SE ESTROPEEN.

Un corte de luz o la puerta entreabierta ponen en riesgo la seguridad de los alimentos que se almacenan en la heladera.

La mayoría de congeladores dejan de funcionar en algún momento, ya sea por un corte de luz, porque el aparato se avería o porque se deja la puerta entreabierta. Cualquiera que sea el motivo, trae consigo un riesgo de deterioro de los alimentos que se almacenan en él. El grado de riesgo varía en función de aspectos como el volumen de productos guardados, el tiempo de avería y la capacidad del congelador. Las medidas preventivas se deben centrar en calcular la inocuidad de los productos y desechar artículos que puedan suponer un riesgo para la salud, debido a la presencia de bacterias patógenas.
Por MARTA CHAVARRÍAS

Leer más...

TEST DE SEGURIDAD DE LOS ALIMENTOS EN LA COCINA FAMILIAR.

La realización de este Test de seguridad de los alimentos en la cocina familiar es muy sencilla, basta con responder las preguntas con un número del 0 al 10, siendo el 0 un ‘no’ y el 10 un ‘sí’, y los números intermedios los más cercanos a la realidad del sí o del no en la puesta en práctica de las acciones básicas de higiene, manipulación y tratamiento de los alimentos.

Es tan importante respetar las necesidades de higiene y seguridad de los alimentos en la cocina doméstica como en la profesional, de hecho, se dan tantos casos de intoxicación alimentaria en el hogar como en los establecimientos públicos de alimentos, así que todo lo que esté en nuestras manos para evitar enfermedades de transmisión alimentaria debemos hacerlo. Respondiendo este test (aunque no son suficientes cuestiones), podes valorar tus conceptos básicos de higiene alimentaria y mejorarlos si fuera necesario. Anotar los puntos de cada respuesta para después sumarlos:

Leer más...

Trapos de cocina, el paraíso de las bacterias.

Los trapos de cocina actúan como reservorio y propagadores de gérmenes patógenos.

El trapo ha sido siempre uno de los utensilios con mayor protagonismo en las cocinas, tanto domésticas como industriales. Junto con cuchillos y superficies de cortar, comparte espacio con alimentos de toda clase y, en consecuencia, con posibles riesgos alimentarios derivados de la presencia de patógenos. Por su capacidad para actuar como transportador de gérmenes, los trapos, y también las bayetas, pueden quedar relegados a un segundo plano y sustituirse por el papel de un solo uso. Según un estudio británico reciente, buena parte de los trapos de limpieza usados en restaurantes y cocinas colectivas del país contienen niveles altos de bacterias, fruto de una mala higiene y de contaminaciones cruzadas.

Por MARTA CHAVARRÍAS

 

Leer más...

Esponjas de cocina y trapos de cocina, lugar de encuentro de patógenos.

Las esponjas de cocina y los trapos de cocina son un medio perfecto para el crecimiento de patógenos y hongos por sus excelentes condiciones de humedad.

La esponja, objeto de limpieza de platos y otros utensilios de la cocina, puede pasar de ser el gran aliado de la higiene a convertirse en uno de los principales enemigos si no se usa de forma adecuada. La humedad y las microgrietas que se forman en las esponjas hacen que sean un hogar acogedor para bacterias patógenas difíciles de eliminar. E.coli, Salmonella y Campylobacter son las principales amenazas de las esponjas, que pueden sobrevivir hasta dos semanas si está húmeda. Fregar platos con una esponja contaminada puede ser sinónimo de diseminación de patógenos entre distintos utensilios.

Por MARTA CHAVARRÍAS

Leer más...

SEGURIDAD ALIMENTARIA DESDE LA INFANCIA.

La seguridad alimentaria en la cocina requiere que la adquisición de los conocimientos sobre manipulación e higiene se haga ya desde la infancia

De la misma manera que se enseña a los más pequeños a protegerse respetando unas normas de seguridad en campos como la seguridad vial, doméstica o en la utilización de los nuevos canales de comunicación, la seguridad alimentaria es una asignatura que no debe faltar en la formación de los niños. Uno de los objetivos es protegerlos frente a posibles enfermedades de origen microbiano.

Por MAITE PELAYO

Aunque los niños más pequeños no cocinan, demuestran un gran interés con todo lo relacionado con los alimentos. Más adelante, y con la ayuda de un adulto, juegan a ser grandes cocineros investigando sabores, texturas y combinaciones. Cuando llegan a la adolescencia asumen la responsabilidad de la compra, el cocinado y la limpieza. Durante todas estas etapas, también son usuarios de las cocinas y consumidores de los alimentos que allí se preparan. Nuestra manera de actuar será la base de su actitud futura frente a los alimentos y su manipulación.

Leer más...

LA HIGIENE EN VEGETALES.

La desinfección de los alimentos que se consumen crudos, como la lechuga, es primordial para evitar intoxicaciones alimentarias.

Una ensalada es un plato en el que confluyen distintos alimentos de una misma naturaleza: se consumen crudos. Tomates, lechuga, zanahorias y muchos más tienen un origen común. Están en contacto directo con el suelo y, por tanto, es necesario que en la preparación -limpieza, corte y conservación- se tengan en cuenta una serie de precauciones para evitar los restos de contaminantes ambientales. La higiene y una correcta manipulación son fundamentales para frenar la actividad de los microorganismos.

Por MARTA CHAVARRÍAS

Los alimentos que se consumen crudos, como los vegetales y las frutas, suponen en ocasiones una carga de microbios que, de no desinfectarse bien, ponen en riesgo la salud de las personas. Además, la preparación de algunos platos, como las ensaladas, implica un contacto directo de las manos con el producto, por lo que es imprescindible que las condiciones higiénicas sean eficientes ya que se obvian procesos de cocción que eliminan los patógenos. Los más habituales en las ensaladas son "Salmonella" y "E.coli". Sólo una lechuga muy bien lavada es sana.

No resulta extraña la presencia de insectos, larvas o piedras con capacidad para contaminar superficies y utensilios. Otros riesgos asociados con este tipo de alimentos son los abonos utilizados en el cultivo, el agua de riego -cuyos mimicroorganismos, en caso de tener, pasan a los vegetales- y los pesticidas, utilizados como tratamiento para eliminar posibles plagas. De la misma manera que ocurre con los antibióticos en los animales, es posible que persistan restos de pesticidas o herbicidas en los vegetales si no se deja pasar un tiempo que garantice la ausencia de sustancias químicas.

Leer más...

COMO COCINAR HORTALIZAS

El cocinado facilita la digestión de las hortalizas, da lugar a cambios de consistencia, sabor, olor, color y se altera el contenido nutritivo.

Las hortalizas son más fáciles de masticar cocinadas porque se ablandan las estructuras más consistentes y aumenta su digestibilidad. Estos cambios se producen sobre todo en los constituyentes de la fibra (pectinas, hemicelulosas y celulosas). El sabor cambia por la pérdida de compuestos volátiles. En algunos casos, estos compuestos son responsables de olores poco agradables, como en las coles, cuyos compuestos azufrados producen un sabor fuerte.

Dada la diversidad de compuestos responsables del color, se observan diferentes cambios en el aspecto externo de las hortalizas cocidas. En ellos influyen diversas enzimas y la acidez del medio. Así, en vegetales ricos en flavonas como la coliflor, la cocción da lugar a la pérdida del color blanco y genera tonalidades más amarillentas.

Leer más...

Más artículos...
You must have Flash Player installed in order to see this player.
You must have Flash Player installed in order to see this player.