Get Adobe Flash player

SIETE ERRORES FATALES AL DISEÑAR UN MENÚ


Una buena rotación de productos es la clave para generar mayor eficiencia en su restaurante. Sin embargo, cuando se tiene un gran número de alimentos prealistados para utilizar en la preparación de los platos que se ofrecen en la carta, es necesario tener la certeza de que un buen número de ellos serán consumidos. De lo contrario, se generarán pérdidas.

Por eso es importante identificar cuáles son los productos de mayor demanda en su negocio para que hagan parte de un menú fijo. Y para que los comensales no se cansen, puede incluir variaciones diarias en el menú; una estrategia que le puede ayudar a rotar inventarios y a captar mayor número de clientes, cada día de la semana.

 


Diseño del menú

El diseño del menú juega un papel importante, tanto para cautivar al consumidor, como para lograr la mejor rentabilidad en los establecimientos. Expertos como Andreas Breitfuss, consultor experto en hospitalidad y restauración sostiene que “el menú es el principal medio de mercadeo de un restaurante; si no está diseñado correctamente para atraer a los consumidores, se está perdiendo una herramienta que puede atraer utilidades”.

En éste orden de ideas, Breitfus entrega algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de diseñar el menú de un restaurante, relacionadas, tanto con el diseño de la carta, como con estrategias de inclusión de nuevos platos. Dichas indicaciones se incluyen en una guía titulada “Los siete errores fatales en el diseño de un menú”, que a continuación se resumen.

1. No darle ingeniería a su menú
“Es decir, no llevar a cabo un análisis a fondo de la carta. Es necesario revisar constantemente los precios de la carta, la historia de ventas y el precio de costo de cada ítem del menú, a fin de configurar una oferta, cada día, más rentable”, explica el experto.

2. No contar con un recomendado de la casa
“Se trata de un detalle importante, pues el plato de la casa es lo que vuelve famoso a un restaurante”, comenta Breitfus . Por eso es un recurso vital para construir imagen de marca.

3. Cambiar totalmente el menú de un día a otro
Esto puede ir en detrimento de su negocio. Sí es necesario alternarlo con menús especiales para cada día; pero un cambio total también confundiría su mercado.

4. Ofrecer demasiadas o muy pocas opciones en el menú
“Darle muchas opciones al cliente puede confundirlo. Él viene en busca de una experiencia gastronómica, pero un bombardeo de alternativas no le permite decidir”, sostiene el consultor. Si son muy pocas, en cambio, no sentirá el gusto de elegir.

5. Incluir en la lista ítems que no siempre estarán disponibles para los comensales
“Este es uno de los aspectos que más molesta a los clientes”, apunta el experto. Además, su establecimiento puede estar gastando mucho dinero en labores de mercadeo, las cuales pueden irse al piso por culpa de un problema como éste, pues le da mala fama a su restaurante.

6. Fallas ortográficas en la carta
Que un cliente encuentre este tipo de errores en el menú es uno de los momentos más vergonzosos que puede atravesar un restaurante. Así que cerciórese de revisar muy bien cada una de las palabras de su menú. “Y si tiene dudas, consúltelas en diccionarios como el ‘Larousse Gastronomic’”, añade Breitfus.

7. Presentar cartas impresas con cambios escritos a mano
“En estos días en que el uso de las computadoras se ha popularizado, incluir cambios a mano no es una excusa”, explica el consultor. Esto afecta gravemente la reputación y la imagen del establecimiento.

Es un proceso que incluye revisar la rentabilidad y los márgenes de cada producto. Así puede probar nuevos platos; clasificar qué tan solicitados son y decidir si pueden incorporarse al menú fijo de su restaurante.

FUENTE; Revista La barra